Pizza margarita: más que la preferida de los niños

pizza margarita

Elegida por muchos y rechazada por otros, la pizza Margarita nunca deja indiferente a nadie. Es, además de la versión más simple de la pizza, la más popular de Italia. ¡Como veis, dista mucho de quedarse en una pizza para los más pequeños! En este artículo te desvelamos, además de su controvertida herencia histórica, los motivos por los que esta pizza napolitana es la preferida en el “país de la bota”.

Pizza Margarita: la más famosa de Italia

Italia es reconocida por su alta tradición gastronómica. Platos tan típicos como la pasta y las pizzas y sabores inconfundibles, han conseguido dar la vuelta al mundo para establecerse en nuestras cocinas. Imaginar un mundo sin pizza es algo impensable que escapa a nuestra imaginación. Como vivir sin móvil o no tener lavadora. Sin embargo, hubo un tiempo en que no existía este plato. La humanidad estaba privada de su increíble sabor, de este placer inconfundible… ¡Vaya pena!

Pues, ahí es nada, la pizza Margarita es la más imitada, la más reconocida, la más fácil de elaborar y la más consumida por los propios italianos. Por supuesto, tiene su propia historia.

La leyenda de la pizza Margarita

Clásica entre las clásicas, el origen de la pizza Margarita está lleno de controversias. Si nos ponemos a indagar sobre su creación, descubrimos que la versión más famosa se remonta a 1889, cuando a los reyes de Italia, el Rey Umberto I y la Reina Margarita, les dio por visitar la ciudad a Nápoles.

Al parecer, los reyes, aburridos de la cocina francesa estilo gourmet, estaban más que hartos del cassoulet, el soufflé y el foie gras. Así que la Reina pidió, expresamente, al cocinero Raffaele Esposito– dueño de la pizzería Brandi fundada en 1780-, que la sorprendiera con un plato nuevo. Un Master Chef absoluto de la época y una presión reseñable para este reputado cocinero. Pero, tal y como sucede en este famoso concurso, el chef no se vino abajo, sino que más bien lanzó la masa, bien alto, obsequiando a la Reina con tres pizzas distintas. Dos de ellas, las más famosas de Nápoles. La restante, fruto de su imaginación.

¿Cuál pasó a la siguiente fase?

¡Pues la que más gustó a la Reina, la Margarita! Ella no sólo ostentaba poder real, sino que se convirtió en la juez más severa de este importante momento histórico.

¿Por qué gustó tanto la novedosa pizza Margarita a la reina?

Tal y como ella argumentó a los medios de la época, primero por su increíble sabor suave. Segundo, por incorporar en sus ingredientes los colores de la bandera de Italia. Y tercero, quizás porque así se aseguraba de que su nombre pasara a la posteridad, no sólo por hechos históricos, sino también gastronómicos.

Así, de esta forma tan curiosa, la nueva pizza no sólo recibió la aprobación de la corona, sino que fue nombrada pizza Margarita por los siglos de los siglos. Esto catapultó a la fama a Raffaele Esposito que, de la noche a la mañana, convirtió su pizzería en uno de los locales con más solera de Napoles. ¡A día de hoy sigue funcionando y obsequiando a todo aquel que pase por allí con la genuina y auténtica pizza Margarita!

¿Qué lleva la pizza Margarita?

La Reina Margarita, de paladar fino, se enamoró de aquella sencilla pizza por su colorido, lleno de contrastes y que tanto le recordaban a los amados colores de la bandera italiana. El rojo (salsa de tomate natural triturado), el blanco (queso mozzarella auténtico), y el verde (albahaca fresca). Como curiosidad, basta decir que esta receta fue la primera en incorporar queso dentro de la pizza. ¡Y que su sencilla receta es la base de la mayoría de pizzas italianas!

Para ostentar el título de pizza Margarita tradicional, además de los ingredientes mencionados, debe tener un diámetro de al menos 35 cm, un borde elevado de 1-2 cm, aceite y sal.

La mayoría de las recetas populares guardan una curiosa historia detrás. Después de conocer esta historia, ficticia o real, los platos protagonistas de estos relatos se saborean, huelen y disfrutan más y mejor. No sabemos si la pizza Margarita debe su éxito a su historia, a la Reina, a su presentación, a su juego con la bandera, o a su sencillez y delicioso sabor. Lo que sí sabemos al 100% es que esta napolitana, con más de 100 años de historia, sigue haciéndonos felices en la mesa.