Tú puedes ser un auténtico pizzero

En Guapizzima pensamos que siempre puede haber un gran pizzero a la vuelta de la esquina. ¡Hemos conocido a cientos en los últimos meses! Así es: hoy en día, cualquier persona puede ser una auténtica experta en pizzas. Al menos, bajo nuestro punto de vista.

Por supuesto, no hablamos necesariamente de concursos de chefs, de acróbatas que hacen virguerías con la masa ni de estudiosos de la cocina. Todos ellos gozan de nuestro máximo respeto, pero a nosotros nos gusta reivindicar como auténticos pizzeros, sencillamente, a los amantes de esta irresistible receta. Agradecer a quienes sienten la necesidad de probar pizzas nuevas cada poco tiempo. Apoyar a todos aquellos que intentan convencer a amigos y amigas a la hora de pedir comida en cenas grupales. Efectivamente, ¡valorarte a ti, pizzero!

Todo aquel que se considere loco por la pizza sabrá apreciar unos estándares de calidad que hacen de degustar este manjar una experiencia memorable. Para ello no hace falta estar junto a la Fontana di Trevi o a dos calles del convento napolitano de Santa Clara. Sin embargo, consideramos muy importante elaborar una masa artesana de fermentación lenta, utilizar auténtica mozzarella y tomate natural italiano. Estas son “las tres patas” de nuestra llamada Ley de la Purezza.

El grosor de la masa o la cantidad y la calidad de los ingredientes son otros aspectos a tener en cuenta a la hora de disfrutar como se merece de una pizza. En Guapizzima apostamos por respetar los orígenes y tradiciones de esta tradicional receta. Eso sí, dejando un espacio para la innovación e intentando que ambos caminos se encuentren de manera genuina en el paladar. Porque la pizza, con amor, entra mejor. Y eso no está para nada reñido con el sofá de tu casa.