No lo dudes: la pizza con tomate natural viene de la auténtica tradición italiana

pizza con tomate natural

El tomate es un alimento usado comúnmente en todas las gastronomías del mundo. Es nuestro compañero habitual para casi cualquier ocasión: salsas, ensaladas, comidas como el gazpacho andaluz… ¡y claro, para una buena pizza con tomate natural! Se podría decir que este fruto ha sido y seguirá siendo un gran aliado en nuestra cocina.

Si nos centramos en las pizzas, el tomate natural, junto con la mozzarella, es algo esencial. Son grandes protagonistas de esta receta que tanto nos gusta, dicho por muchos pizzaiolos. Para los italianos, además, realizar salsas con tomate como la boloñesa, la putanesca o una passata di pomodoro es algo fundamental para sus comidas.

Tipos de tomate

Antes de meternos “en los fogones” y preparar la salsa para nuestras pizzas, debemos saber qué tipos de tomate debemos usar, porque no todos son iguales. También hay que tener en cuenta que los tomates tienen que estar más bien maduros, para que tengan un punto dulce.

Tomate de rama

Este fruto proveniente de América del Sur, concretamente de los Andes del Perú. Es de los más conocidos en el mundo de la cocina y, tal vez, el más usado junto a los tomates cherry. Aunque es un tomate más enfocado a ensaladas con lechuga o pasta. Este tomate puede ser un aliado más que válido para hacer la salsa de nuestra pizza. En este caso, como decíamos, podemos optar por los maduros al no tratarse de un plato que se consume frío.

Tomate de pera

El tomate de pera se considera un fruto híbrido de la tomatera. Se le asocia ese nombre debido a su forma alargado. Junto al tomate de rama, también es de los más usados en la cocina. Su uso se enfoca mayoritariamente para el envasado en lata. Siendo un tomate dulce, sabroso y con muy buena textura, es ideal para sopas, purés, gazpachos andaluces y también para elaboración de tomate frito. Además, es de los más aceptados por expertos para elaborar una pizza con tomate natural.

Tomate San Marzano

En ocasiones se suele confundir con el tomate de pera, pero este en concreto es criado en las laderas del Monte Vesubio. A pesar de proceder (como cualquier tomate) de América del Sur, el San Marzano se afincó en Italia a finales del siglo XIII, de ahí su larga tradición en la gastronomía italiana.

El tomate San Marzano es el más indicado para cualquier salsa italiana por su bajo contenido en acidez y su toque dulzón. A diferencia de otros tomates, tiene un menor número de pepitas. En resumen, se podría decir que es el rey de cualquier salsa italiana y el más indicado de todos ellos.

Propiedades

El tomate no solo tiene un gran sabor y sirve para muchos tipos de comida. También proporciona una serie de beneficios que nos ayudarán a que nuestra salud mejore y nos sintamos bien en el día a día. Importantes vitaminas como la A, C, K y minerales como el hierro y el potasio… Además, es un antioxidante natural.

La vitamina A ayuda a proteger nuestros ojos, evitando que la vista envejezca de manera prematura. La vitamina C nos ayuda a una buena absorción del hierro. Por su parte, la vitamina K hará que tengamos una correcta circulación sanguínea. Y no nos olvidemos que también ayuda a protegernos contra los rayos ultravioleta. Vamos, ¡que es un aliado perfecto para nuestro organismo!

El tomate es un alimento más que interesante en la dieta diaria de los deportistas. Cada 100 gramos de producto aportan unos 95 ml de agua, 250 mg de potasio y un buen aporte en fibra. Estos valores nutricionales los hace ideales para tomarlos después de los entrenamientos.

Tomate natural y frito

Es común que a veces te apetezca hacer tu propia pizza. Y en el proceso, por no complicarnos, a menudo usamos tomate frito. Eso hace que la salsa “invisibilice” en cierto modo el resto de ingredientes, además de resultar menos saludable. Sin embargo, hacer una pizza con tomate natural hará que todos los ingredientes adquieran su protagonismo.

El tomate frito tiene valores nutricionales menos aptos para el consumo diario, ya que cada 100 gramos aportan más de 70 calorías, unos 3.5 gramos de grasa y unos 10 gramos de azúcar. Por esta razón, es preferible utilizarlo en casos excepcionales.

Tras rallar los tomates para tu pizza con tomate natural, es aconsejable añadir un chorrito de aceite de oliva, orégano y sal. Los hay que optan por añadir a la mezcla un diente de ajo picado, un toque de albahaca o una pizca de pimienta. En cualquier caso, lo habitual es conseguir una salsa espesita. ¡Y lo aconsejable es no pasarse con las cantidades en la pizza, que tiene que haber hueco para varios sabores!

La Guapizzima es una pizza con tomate natural. Además de emplear una fermentación lenta que empleamos en nuestras masas y hacer uso de ingredientes de calidad, utilizamos mozzarella de vaca y tomate italiano. Todo con la intención de que saboreéis cada una de las porciones. ¡Nuestra Ley de la Purezza nos guía!