Horno de piedra para pizza: así se hacen las Guapizzimas

horno de piedra para pizza

El horno de leña es una de las formas de cocinar más tradicionales. En él podemos hacer carnes, pescados, pan y otros alimentos. Eso sí, hay que cogerle el punto, ya que la cocción con fuego o brasa presenta sus particularidades. Uno de los destacados de la gastronomía es el horno de piedra para pizza. Es raro no ver uno en una pizzería italiana; cerca del 90% de restaurantes dedicados a esta cocina suelen usar este método para hornear sus pizzas.

Breve historia de un invento gastronómico

Hace miles de años, el horno fue una invención culinaria revolucionaria. Por aquel entonces, el proceso era distinto al de ahora. Antiguamente se hacía un hoyo, se depositaban las brasas y con unas hojas dentro del mismo, se envolvía la comida y se tapaba con un poco de tierra.

Coincidiendo con el que podría ser el origen de la elaboración del pan, aparecen en Oriente Medio los primeros hornos panaderos, vasijas acampanadas hechas de tierra o adobe.

Cientos de años más tarde, los griegos decidieron dejar atrás este sistema rudimentario e idearon un horno completamente distinto al primero, que sería más similar al que conocemos en la actualidad. Más adelante, los romanos acogerían esta forma de cocinar y lo llevarían hasta el último rincón del Imperio para difundir su uso.

A día de hoy, aunque usemos el horno eléctrico o el de gas, es muy común ver como aún se usa la forma tradicional en algunos restaurantes. Da a la comida un sabor y una textura distintas. Y, por supuesto, ¡las pizzas no son una excepción!

Construcción y materiales

El horno de piedra para pizza se suele construir de muchas formas, algunas más sorprendentes que otras. Se trata de una construcción algo elaborada, para la cual una sola persona (con experiencia) necesitaría unas pocas semanas.

Hay que tener muy en cuenta que un horno tiene que estar fabricado con ciertos tipos de piedra como el ladrillo, la arcilla o el granito. Éste último es más difícil de conseguir. Con el granito se podría cocinar de forma más rápida, pero lo comentado hace que lo que más se utilice sea el ladrillo.

También hay que seleccionar el tipo de madera que se va a usar, ya que debemos evitar que la leña no influya más de lo debido en el sabor de nuestras pizzas: que la masa y los ingredientes que estén sobre ella sean los únicos protagonistas y conserven los matices. Podemos usar madera de roble y olivo en trozos de tamaño medio para obtener buenos resultados.

Metidos dentro del horno

Si en algún momento pudiésemos disponer de un horno de leña, puede que nos asaltasen algunas dudas. Las principales serían la temperatura ambiente que debe haber y cuánto tiempo podemos mantener una pizza dentro.

Algunos expertos pizzeros cuentan un viejo truco. Consiste en que, una vez haya fuego, el interior estará completamente negro. Eso significa que el horno estará a casi 800 grados centígrados, pero nuestro objetivo es que llegue a algo más de 400. Para ello, el interior debe cambiar a un tono rojizo y, cuando alcance una tonalidad blanquecina… ¡será el momento perfecto para cocinar nuestro plato favorito en un horno de piedra para pizza!

Cuando el horno tenga la temperatura adecuada, se introduce la pizza y se deja sobre la base de piedra, donde no permanece más de 2 minutos. Aparte del tiempo, podemos jugar con la vista. Cuando veamos que la masa empieza a burbujear y a coger una tonalidad ligeramente tostada, habrá que girarla. ¡Y segundos más tarde, retirarla!

Nuestras Guapizzimas

Lo cierto es que cocinar en un horno de piedra para pizza es un pequeño arte; se necesita cierta experiencia y varias pizzas a la espalda. En Guapizzima ponemos a disposición de los amantes de este suculento plato pizzas cocidas en horno de piedra. Aunque en casa la hornees durante poco más de cinco minutos en cualquier horno doméstico, notarás un sabor cuidado y característico que te recordará al buen hacer del “país de la bota”.

¿Se puede comer pizza de calidad en casa si no la elaboras en tu propia cocina? Claro que sí. A lo ya comentado, sumamos una seleccionada gama de sabores; ingredientes naturales como el tomate italiano o la mozzarella de vaca; aceite de oliva virgen; y el uso del agua de mar para reducir el sodio, aportando otro sabor y nutrientes en una masa fina y amplia de fermentación lenta. ¡Nos queda un producto marca de la casa hecho con mucho cariño!