El tamaño importa

Los pizzeros que ya habéis hecho de Guapizzima un clásico en vuestra nevera, seguro que habéis reconocido en nuestra pizza algo que la hace verdaderamente única, algo que te transporta a esas pizzerías con horno de leña y manteles de cuadros…

¡Qué grande es Guapizzima!

Pues sí. Si hay algo que hace Guapizzima sea una pizza como mandan los cánones, aparte por supuesto de los requisitos de lo que llamamos La Ley de la Purezza (es decir, masa fermentada lentamente de forma artesanal, tomate natural italiano y queso 100 % mozzarella “de verdad”) es su tamaño.

Y es que ya sabéis que una de las opciones en nuestra gama es nuestro formato de 600 gramos. 600 gramos de puro placer para que cada que Guapizzima tenga el diámetro de las bases que moldean con maestría los pizzaiolos.

Para chuparse los dedos.

Porque una pizza no se disfruta del todo si se prescinde de su ritual de consumo.  Y ahí el tamaño juega un papel fundamental. Una buena porción tiene que poner a prueba la habilidad del pizzero, que con gran habilidad hará uso de su dedo meñique para evitar que la punta de la misma se doble por el peso del abundante queso mozzarella fundido.

Así que, elijas el tamaño que elijas, deja un hueco en tu carro de la compra y en tu nevera para tu próxima Guapizzima. Para compartir o para darte un merecido homenaje. El amor de una buena pizza nunca te falla.